Estilo de vida Blue Hole

Practica el hygge para alcanzar la felicidad plena

En qué consiste el hygge

Una manta caliente en días fríos o una taza de té por la tarde, pequeños detalles cotidianos que destaquen por su capacidad para reconfortarnos. ¿Se podrían considerar hygge? Quizá. El concepto danés es difícil de comprender pero fácil de practicar y tiene que ver con todo aquello que hace sentir bien. Hygge son pequeños momentos de desconexión de las obligaciones a lo largo del día que permiten reconectar con uno mismo.

Para poder entender qué es exactamente el hygge como vida feliz es necesario comprender el contexto en el que surge. Dinamarca es un país con bastantes menos horas de sol que España así que es del todo comprensible que la calidez y la luz se busquen en el interior de uno mismo. La práctica diaria de esta filosofía tiene la finalidad de alcanzar la felicidad.

¿Cómo se consigue llevar una vida hygge?

  • Busca momentos perfectos para ciertas actividades. Disfruta de los pequeños placeres, como tomar el sol en silencio en la terraza, leer con tu música favorita de fondo o acude a una cafetería para disfrutar de tomar eso que tanto te apetece.
  • Rodéate de personas cercanas en tus momentos de relax. Los grupos reducidos son mejores para conseguir un ambiente hygge porque aseguras un círculo íntimo. También puedes optar por estar solo pues no es algo contrario a un ambiente agradable, sobre todo si eres una persona más independiente.
  • Necesitas un ambiente adecuado que te invite a pasar tiempo en él. Cierto es que no hay una forma de que un interior sea relajante, pero si contrapones un salón con unos sillones enormes y velas alrededor te llamaría mucho más a pasar el tiempo en él que un lugar donde solo hay pequeños taburetes sin respaldo para sentarse y una luz fría.
  • Rememora episodios de tu vida que te generen paz como la comida de tu abuela o de tu madre así como otros momentos felices de tu infancia. Para los daneses un bol de avena es hygge porque es una comida que les transporta a cuando eran niños. El equivalente español podrían ser unas tostadas con aceite de oliva si es que se trata del desayuno. A la hora de comer unas lentejas como las de una abuela podrían ser muy hygge.
  • Celebra a tus antepasados haciendo cosas que ellos también hubieran podido disfrutar. Prueba a crear momentos alejado de los móviles, los ordenadores e internet. Aunque sí que es cierto que muchos daneses sí conciben el hygge vinculado a las nuevas tecnologías, a otros les parece inconcebible porque no permiten echar el freno y disfrutar.
  • Consume de forma responsable. Apuesta por el comercio de cercanía, los materiales nobles, la producción sostenible y los detalles que inspiran como un buen cinturón de piel u otros complementos.

Al leer esto es muy posible que te hayas imaginado todos los escenarios con cosas que te resultan agradables y cualquier persona que lo lea ha tenido en mente cosas distintas. Es normal, se trata de un estilo de vida y no hay una única forma de disfrutar de una vida hygge porque cada uno debe aprender a labrarse el camino propio hacia la felicidad.

¿Preparado para conectar de nuevo con tu esencia?

Cinturones Blue Hole

Aún no hay comentarios

    Dejar un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies